Apertura de crédito hacia las familias.

La familia es una parte integral de la Iglesia y también asume la tarea de proclamar el Evangelio.


Andrea Ciucci, Director de Relaciones Internacionales de Family International Monitor.



Si hay algo que he experimentado una y otra vez durante mis años de servicio al Consejo Pontificio para la Familia, es la articulada y superabundante vitalidad de la pastoral familiar en el mundo, profundamente revitalizada por la Exhortación Apostólica Familiaris Consortio de 1981. Y si hay un rasgo de esta vitalidad que siempre me ha impresionado particularmente, es el hecho de que muchas de estas realidades, ya se trate de grandes movimientos internacionales o de pequeñas asociaciones locales, son frecuentemente fundadas por familias y dirigidas directamente por ellas. Puede que estemos en un mundo post-familiar, como dice el título del Informe 2020 de la CISF, pero esto no significa que las familias (ya sean muchas o pocas, no es decisivo) sean especialmente activas hoy en día, en la Iglesia y en el mundo, particularmente proactivas, responsablemente fecundas de hijos y de obras.


Para mí, un sacerdote italiano acostumbrado a una forma eclesial significativamente marcada por el compromiso, absolutamente loable, de muchos presbíteros y religiosos, el descubrimiento de la subjetividad responsable de las familias en la Iglesia, ni siquiera estudiado demasiado en el curso de mis estudios teológicos, ha tomado la forma de una cierta sorpresa que me ha reconfortado (no todo depende de mí y de mis iniciativas) y que me ha pedido que dé más de unos pasos de conversión (no todo depende de mí y de mis iniciativas).


En definitiva, se trata de tomar nota de lo que el curso de los informes de la CISF ha puesto de relieve a lo largo de los muchos años de publicación: las familias son el genoma de la sociedad. En ellos, gracias al fecundo entrelazamiento de géneros y generaciones, nace el individuo y su estructura social fundamental, experimentamos ese cuidado que nos abre al mundo con un sentido fundamental de confianza. Incluso los pilares de la fe (el amor que da y genera vida, paternidad, maternidad, fraternidad) se aprenden en la costumbre de los días de familia.


Esta toma de conciencia, ayudada no poco por una mirada a las diferentes realidades del mundo, impone un pasaje eclesiológico fundamental que puede apoyar significativamente una fructífera pastoral familiar: la Iglesia y la familia no son dos sujetos distintos (donde a menudo la primera debe ocuparse de la segunda y de sus fracasos): las familias son parte integrante de la Iglesia y asumen, en la especificidad de su vocación, la tarea de anunciar el Evangelio. Iluminar en este sentido es n. 290 de Amoris Laetitia es esclarecedor a este respecto, donde el Papa Francisco escribe: "La familia se constituye así en sujeto de acción pastoral mediante el anuncio explícito del Evangelio y la herencia de múltiples formas de testimonio: solidaridad con los pobres, apertura a la diversidad de personas, cuidado de la creación, solidaridad moral y material con las demás familias, especialmente con las más necesitadas, compromiso en la promoción del bien común también mediante la transformación de las estructuras sociales injustas, empezando por el territorio en el que vive, practicando las obras de misericordia corporales y espirituales". Todo esto sucede a menudo fuera de los locales de la parroquia o de la reunión asociativa, según ritmos y lenguajes diferentes de los pastorales a los que estamos acostumbrados. Una valiente apertura de crédito hacia las familias y el debido reconocimiento del bien hecho por ellas son dos pasos fundamentales para una fructífera y evangélica pastoral familiar, capaz no sólo de sostener a las familias de la comunidad cristiana, sino también de devolver un rostro familiar a la propia Iglesia.


Es precisamente el reconocimiento de la fuerza generadora de la experiencia familiar lo que impone un cambio de rumbo significativo con respecto a la forma en que se enseña esta cuestión hoy en día. Desde hace varios años, ante el cambio cultural que está marcando nuestra sociedad, corremos el riesgo de ceder a la tentación de referirnos continuamente al pasado y a sus formas progresivamente absolutizadas. Tal vez necesitemos recuperar una mirada un poco más objetiva. Bastaría, por ejemplo, con recordar que en Italia, hasta principios del siglo XX, bastantes mujeres, sobre todo de zonas rurales, se casaron con un hombre elegido por la familia y acabaron conociéndose: sucedió, a lo largo de los años, que algunas de ellas incluso se enamoraron de su marido. O sólo hay que ver algunas películas (cómo no mencionar el gran fresco familiar filmado por Olmi en L'albero degli zoccoli) para no olvidar que a menudo, en el pasado, había un modelo patriarcal en el que las familias dormían juntas bajo el mismo techo, comían en la misma mesa y rezaban juntos el rosario por la noche.

La asunción de un cierto realismo y del dinamismo histórico que lo connota es una poderosa medicina para una pastoral que con demasiada frecuencia se ve bloqueada por una narración lamentada tan trágica como, al final, estéril. El problema no es si vivimos o no en un mundo posfamiliar o cómo podemos defender la familia tradicional, sino si somos capaces (como sociedad y como Iglesia) de redefinir el significado del genoma familiar en la cultura contemporánea y de entregar la tarea a las generaciones más jóvenes, especialmente marcada por la experiencia de la tecnología que el informe de la CISF destaca tan bien. ¿Cómo hacen esto las familias cristianas? ¿Cómo la comunidad en su conjunto, en sus diversas formas y responsabilidades, los apoya e integra a su servicio?


En este punto es decisivo aprender a utilizar el plural, es decir, reconocer que, como bien dice Donati (350), las formas históricas cambian y el código familiar intangible (el doble entrelazamiento de géneros y generaciones ya mencionado) es capaz de generar (¡precisamente!) diferentes historias y formas. En este sentido, la pastoral familiar debe considerarse no sólo como una simple indicación de un ideal al que aspirar (la familia) a través de los dones de la gracia, sino como un acompañamiento que permite continuamente el discernimiento, es decir, esa actitud espiritual que permite a las familias, atrapadas en la concreción de sus días y sus relaciones, reconocer la voluntad de Dios para ellas.


Desde este punto de vista, la modernidad y la cultura contemporánea que ella genera, no constituyen necesariamente un enemigo mortal para la acción pastoral de las comunidades cristianas, al contrario... particularmente fructíferas son aquellas realidades pastorales que no temen poner en el centro, en primer lugar, a las familias, sus vidas, sus fuerzas, sus limitaciones, sus deseos, incluso los pecados de sus miembros. Este enfoque, típico de la modernidad que siempre parte de la persona humana, crea las condiciones para que el anuncio del Evangelio resuene realmente como la Buena Nueva de la existencia y no como un ideal abstracto. Este es, después de todo, el movimiento ofrecido por el Papa Francisco en el capítulo III de Amoris Laetitia cuyo título es rotundamente moderno: el marco bíblico y teológico sobre la familia es releído a la luz de la realidad concreta de las familias (capítulo II) llamadas, como están, a mantener "la mirada puesta en Jesús".


Tal reanudación del sujeto humano históricamente connotado y en la búsqueda perenne del sentido de sus relaciones permite, por último, observar la creciente demanda de un reconocimiento de tipo familiar para otras formas de afectos interpersonales de manera no exclusivamente preocupante. El uso metafórico de la idea de familia (Donati, 30) muestra, ciertamente de manera problemática y provocadora, hasta qué punto esta estructura social fundamental es todavía capaz de interpretar el deseo de amor de cada persona y la tarea generativa relacionada con él. Un buen punto de partida para buscar juntos la verdad de cada existencia.


(De Vita Pastorale)


CONTATTI

Osservatorio Internazionale Famiglia

UCAM
Universidad Católica San Antonio de Murcia
Campus de los Jerónimos, Guadalupe 30107
(Murcia) - Spagna

info@familymonitor.net

press@familymonitor.net

©2019 Osservatorio Internazionale Famiglia