Aplicación del Plan Nacional de Desarrollo 2030 a través de una Óptica Familiar

Imelda Diouf, Directora Sekwele Centre for Family Studies, Brooklyn, Pretoria, Sudáfrica



El COVID 19 ha obligado al país a actuar como un colectivo. El presidente ha hablado, las tropas se han reunido, los filántropos están surgiendo y la gente se ha calmado, al menos temporalmente. Sudáfrica lleva la delantera en lo que respecta a comunicaciones del gobierno gestionadas, la realización de pruebas en aumento, viviendas temporales para las personas sin hogar, ayudas sociales distribuidas y el sector bancario reflexivo en lugar de exigente. ¡El COVID 19 demuestra que el colectivo puede actuar! Esto, por supuesto, plantea la pregunta: ¿por qué hemos esperado hasta marzo de 2020 para ver una acción decisiva en respuesta a una crisis? La violencia de género y los niveles excesivos de criminalidad, el 55% de la población viviendo en condiciones de pobreza, casi el 50% de niños que acceden al primer año de escuela y luego la abandonan antes de terminar la educación secundaria, la crisis del agua, los más de 6 millones de desempleados, los interminables rescates de entidades propiedad del Estado y de condiciones basura. ¿Son estas crisis menores o nosotros como nación no tenemos suficiente voluntad para actuar?


El COVID 19 presenta la oportunidad de observar la manera en la que se puede abordar un problema casi insuperable. Sin entender la profundidad y el alcance del problema y sin suficientes pruebas empíricas que apoyen un plan de acción para que finalice el juego; somos capaces de actuar con decisión y en unidad. Hemos legislado, engatusado y amenazado a la gente para que vuelva a sus casas, a sus familias, exigiendo que la familia y la unidad familiar funcionen de manera que apoyen la meta final, en gran parte desconocida y sin plazos.


El Plan Nacional de Desarrollo 2030 (National Development Plan, NDP), el programa nacional de Sudáfrica, presenta un sinnúmero de problemas que deben solucionarse en un plazo determinado; un alto nivel de desempleo, corrupción, una economía insostenible, una infraestructura inadecuada, un sistema de salud pública que no puede satisfacer la demanda, por mencionar algunos. El plan Our Future-make it work debe llevarse a cabo a través de acciones críticas de los actores, incluyendo a las personas que actualmente están confinadas en sus casas, principalmente con su familia.


A su favor, hay un énfasis en el fortalecimiento de la familia dentro del PND 2030. Extractos del plan apuntan a una expectativa razonable desde una perspectiva familiar. Se menciona la protección social que trae consigo la solidaridad social, asegurando un nivel de vida básico, un papel en ayudar a los hogares a manejar los riesgos de la vida, una nutrición y una dieta apropiadas esenciales para un desarrollo físico y mental sólido, así como la ruptura del ciclo de la pobreza. Además, se detallan los resultados de salud a largo plazo en función del estilo de vida, la dieta y los niveles nutricionales, la educación, el comportamiento sexual, el ejercicio y el nivel de violencia. Por último, también se consideran las cuestiones de la educación sexual, la nutrición, el ejercicio y la lucha contra el tabaquismo y el abuso del alcohol que deben ser promovidas por las familias.


Se trata de acciones críticas que deben abordarse, empezando por el nivel del hogar; con familias fortalecidas y equipadas para hacer frente a los problemas de la sociedad y a los debilitados sistemas de suministros del gobierno. La educación de los niños más allá del aula, los comportamientos no violentos que se aprenden en hogares armoniosos, los sueños empresariales y los recursos compartidos que se transfieren entre generaciones, el cuidado y la protección de la infraestructura más allá de las paredes electrificadas, las normas y los valores que no dependen de la legislación y los tribunales anticorrupción.


El NDP 2030 explica más detalladamente la promoción de un pacto social que en el fondo es un "acuerdo entre individuos de una sociedad o entre el pueblo y su gobierno que esboza los derechos y deberes de cada parte mientras se construye la solidaridad nacional". El problema de este tipo de contrato / pacto es que, sin embargo, no vivimos como individuos. Vivimos en hogares, principalmente con la familia. Las preocupaciones y necesidades de nuestros hogares a menudo se extienden más allá de las cuatro paredes al grupo de personas que es nuestra unidad de función afiliada. Por lo tanto, la pregunta debe ser "¿con quién se construye este pacto social? ¿Con individuos, grupos, comunidades?". La respuesta podría estar en otro detalle del NDP 2030; el de la ciudadanía activa y el liderazgo hacia un pacto social que no empieza con un presidente que lidera (incluso firmemente), o con políticos que aprueban leyes que pueden o no entender, o líderes religiosos que viajan hacia la verdad por medio de hechos sociales que son verdaderos o distorsionan la verdad, o con individuos carismáticos con agendas deshonestas que atraen seguidores. La ciudadanía activa y el liderazgo en su núcleo tiene una base en nuestros hogares, junto con una unidad funcional de la familia.


Por lo tanto, es lógico que el pacto social sea entre el Estado y las familias; no los individuos y no la comunidad, que es tan fuerte o débil como los hogares y los miembros constituyentes de esos hogares. El pacto social debe ser con las familias que están allí –según el objetivo del Libro Blanco sobre las Familias (2013)– para: "Mejorar las capacidades de las familias y sus miembros para establecer interacciones sociales que contribuyan de manera significativa a un sentido de comunidad, cohesión social y solidaridad nacional".


Las familias deben ser apoyadas donde ya están prosperando y fortalecidas donde están amenazadas. Varios procesos de formulación de políticas, por ejemplo, el Plan de Reconstrucción y Desarrollo (Reconstruction and Development Plan, RDP) y la estrategia de Crecimiento, Empleo y Redistribución (Growth, Employment, and Redistribution, GEAR) afirman que los asuntos económicos no pueden / no deben perseguirse a expensas de los asuntos sociales; la política económica no puede separarse de la política social que está dirigida generalmente a los miembros constitutivos de las familias y los hogares.

Pero se aconseja un enfoque cauteloso de la familia porque, si bien "la familia puede ser percibida como una unidad de amor, cuidado y estabilidad, es también la unidad que legitima la opresión y la crueldad en nombre de la propiedad de un espacio privado del Estado". Sin embargo, si sabemos que este es potencialmente el espacio de la violencia doméstica y del abuso de individuos vulnerables, incluidos los niños, las mujeres, las personas mayores y las personas con discapacidades, ¿por qué no íbamos a centramos en el fortalecimiento de la capacidad de este espacio? ¿Por qué no íbamos a querer construir la unidad de cuidado de nuestros miembros constitutivos?


Nuestro actual escenario de confinamiento podría no ser la última vez que se nos inste a "volver" a nuestros hogares. Mirar desde la óptica familiar proporciona una oportunidad para ver ya más allá del COVID 19. Sudáfrica debe prestar atención a la promoción de un pacto social que empodere a las familias y las sitúe en el centro del desarrollo. Admitir nuestros errores de mentalidad de silo. Volver a lo básico. Mejorar las condiciones de los hogares, pero también de las personas, las familias que viven entre esas cuatro paredes. Las familias fortalecidas tienen la capacidad de apoyar las acciones críticas de la implementación del NDP 2030. Un enfoque en la familia es el catalizador del cambio.


CONTATTI

Osservatorio Internazionale Famiglia

UCAM
Universidad Católica San Antonio de Murcia
Campus de los Jerónimos, Guadalupe 30107
(Murcia) - Spagna

info@familymonitor.net

press@familymonitor.net

©2019 Osservatorio Internazionale Famiglia