Beirut: Historias de la devastación.

El padre Youssef Abi Zeid, director del Instituto de la Familia de la Universidad de La Sagesse, contó al Observatorio Internacional de la Familia las conmovedoras historias de quienes, tras la devastadora explosión de Beirut, lo han perdido todo y buscan la fuerza para volver a empezar.


Una artista ha perdido su taller y la mayoría de sus obras de arte, casi más de 20 años de trabajo. Algunas pinturas, 3 únicos iconos que escribió, y las herramientas especiales para escribir iconos han quedado intactos. Para un artista perder obras es casi equivalente a perder un hijo. Estaba muy deprimida porque nadie en la familia trabaja, ni ella, ni su marido, ni su hijo, ni su hija. Después de hablar se dio cuenta de que los iconos estaban a salvo. Quería vender las otras pinturas para sobrevivir, excepto estos iconos. También le señalé que tal vez el Señor quería que escribiera iconos porque las herramientas para hacerlo estaban a salvo. Finalmente rezamos juntos. Después de dos días la vi en la calle sonriendo: había decidido ofrecerse como voluntaria para ayudar a los demás devastados.


Una mujer que hace veinte años perdió a su único hijo, un soldado del ejército libanés, en un ataque contra ellos en el norte del Líbano. También estaba deprimida. Cuando la explosión la arrojó unos metros, sintió que era el fin de su vida, se alegró diciendo a su hijo "ahora nos encontraremos de nuevo". Pero no fue así, así que volvió a su tristeza. Les señalé que si está viva significa que aún tiene una misión que cumplir. Sonrió afirmando esto. Me dijo que sus dos hijas (ambas casadas) todavía la necesitaban para cuidar de sus hijos. Pero eso no quita la herida de perder a su único hijo. Me contó que sus dos hijas la cuidan sin hacerla sentir humillada. Por ejemplo, abren su nevera. Si ven que está vacía, la llenan con verduras y carne, pidiéndole que las use para cocinar para ellas, pero también cuando la necesite. Nos dijo que las educó para que se amaran y no para que se prestaran dinero como deuda cuando una de ellas lo necesitara, sino para que siempre fuera un regalo. Ha encontrado el resultado de su educación. Ahora ellas la cuidan sin hacerle sentir la humillación de la deuda.


Finalmente hay una ira y una frustración de muchas parejas que han trabajado toda su vida para encontrarse al final sin nada, ni siquiera el mismo esfuerzo que tuvieron de jóvenes para empezar de cero. Pero en la mayoría de las casas las imágenes de los Santos han permanecido intactas, como signo de la presencia providente del Señor.

Las carencias siguen siendo grandes, con una necesidad de acompañamiento y seguimiento espiritual y psicológico, especialmente para los niños traumatizados y para aquellos que han perdido a un ser querido. Hay gente que ha visto una masacre: huesos fuera de la pierna, una persona con un ojo fuera de sitio. Un médico ya no puede volver a su trabajo porque el cristal degolló a su paciente mientras lo examinaba. Niños en el coche con su madre vieron cómo su cabeza se cortaba. Una madre que buscaba a su hijo desaparecido tuvo que recorrer las morgues de muchos hospitales durante dos días viendo muchos cadáveres para encontrarlo también muerto finalmente.


CONTATTI

Osservatorio Internazionale Famiglia

UCAM
Universidad Católica San Antonio de Murcia
Campus de los Jerónimos, Guadalupe 30107
(Murcia) - Spagna

info@familymonitor.net

press@familymonitor.net

©2019 Osservatorio Internazionale Famiglia