Grupos eclesiásticos ayudan a los nuevos emigrantes venezolanos



Jan Piñeros condujo por una autopista colombiana con su familia, desafiando el calor del mediodía.


Con ambos brazos extendidos hacia adelante, empujó un cochecito con su hijo de 2 años mientras llevaba sus cosas en una mochila azul colgada de los hombros.

Piñeros estaba viajando 1.500 millas a Ecuador, donde a su familia le habían ofrecido un trabajo en una granja. Salió de su ciudad natal de Caracas, Venezuela, a mediados de septiembre a pie porque no podía permitirse un billete de autobús.


"En Venezuela ya no podíamos alimentar adecuadamente a nuestros hijos", dijo Piñeros, que había caminado con su esposa y tres hijos durante dos semanas.

"Tal vez no sea el mejor momento para viajar", dijo. "Pero estamos dispuestos a hacer cualquier cosa para mejorar nuestra calidad de vida", dijo.


Miles de personas están saliendo de Venezuela nuevamente, mientras que países vecinos como Colombia, Ecuador y Perú están reabriendo sus economías y eliminando las restricciones relacionadas con la pandemia de coronavirus.


Los más pobres se están alejando y se unen a los 5 millones de personas que ya han abandonado Venezuela para escapar de la hiperinflación, la escasez de alimentos y los salarios más bajos del hemisferio norte.


Esta nueva ola de migración ha llevado a los grupos de la iglesia colombiana a reactivar los programas de ayuda que habían sido suspendidos esta primavera, ya que el bloqueo ha frenado la migración venezolana.


En la ciudad fronteriza colombiana de Cúcuta, la diócesis local planea distribuir bolsas de alimentos, máscaras y gel higiénico a 4.000 migrantes que caminan por las calles que salen de la ciudad para fines de mes. Los suministros han sido adquiridos con el apoyo de Caritas Polonia, una cadena de supermercados locales y el Departamento del Vaticano para la Promoción del Desarrollo Humano Integral.


"Lo que nos preocupa es que ahora hay muchas más familias en el camino", dijo Mons. Israel Bravo, vicario general de la diócesis de Cúcuta. "Antes eran principalmente hombres, pero ahora los migrantes traen a sus familias.


La pandemia ha hecho más difícil salir de Venezuela.


La falta de gasolina obliga a los migrantes a caminar durante semanas sólo para llegar a la frontera. En Colombia, los gobiernos municipales han ordenado el cierre de los refugios y los comedores de beneficencia en un intento de evitar las grandes concentraciones.


Para que el viaje sea menos peligroso, algunos grupos eclesiásticos están tratando de prestar asistencia a los migrantes en los tramos más difíciles del camino.


En la ciudad montañosa de Pamplona, Cáritas Francia apoya un programa dirigido por la diócesis local que proporciona orientación, alimentos y ropa fría a los inmigrantes venezolanos.



Pamplona está situada a 3.500 metros sobre el nivel del mar y hace frío por la noche. Es una de las primeras paradas en un camino de montaña que lleva al centro de Colombia.

"Teníamos cuatro refugios aquí en Pamplona, pero todos estaban cerrados debido a la pandemia", dijo Angie Rincón, coordinadora de Compartamos el Viaje, el proyecto financiado por Caritas Francia.


"Hay mucha frustración entre los migrantes porque esperaban un apoyo que ya no existe", dijo Rincón.


Su proyecto consiste en proporcionar a 8.000 migrantes mochilas que contienen barras energéticas, artículos de aseo, guantes y pasamontañas para el frío.


El proyecto también está tratando de organizar el transporte en autobús a través del gélido Páramo de Berlín, una meseta situada a una altitud de 13.000 pies que separa Pamplona del centro de Colombia. Pero esto todavía no ha sido posible, dijo Rincón, debido a las regulaciones impuestas por el gobierno colombiano desde el brote de la pandemia.

"Las compañías de autobuses sólo pueden llevar a los inmigrantes con un permiso de residencia o un pasaporte sellado", explicó Rincón. "Es muy difícil de obtener en estos días."

Colombia ha cerrado los pasos fronterizos con Venezuela desde el comienzo de la pandemia. La mayoría de los migrantes que entran ahora en Colombia utilizan cruces ilegales controlados por grupos delictivos.


Muchos han informado de que han tenido que pagar sobornos a estos grupos para cruzar la frontera. Algunos tuvieron que renunciar a la mayor parte del dinero que llevaban.


"Tuvimos que pagar unos 5 dólares cada uno y darles nuestros teléfonos celulares", dijo Ochoa, una joven inglesa de 17 años que viajaba con su madre a la ciudad de Cali, donde esperaban encontrar trabajo. Estaban tratando de conseguir un aventón fuera de una gasolinera cerca de Pamplona. "Teníamos un Samsung Galaxy y un Motorola".


A pesar de los riesgos y dificultades que se presentan en el viaje a las ciudades de Colombia, el Ecuador y el Perú, los grupos humanitarios prevén que un gran número de venezolanos salgan de su país en los próximos meses.


Los funcionarios de inmigración colombianos dijeron en septiembre que unos 200.000 venezolanos podrían entrar en el país antes de finales de este año. El salario mínimo en Venezuela es actualmente de menos de 2 dólares al mes, mientras que en Colombia y Perú es de unos 250 dólares al mes.


"Podemos quedarnos en Venezuela y morirnos de hambre, o venir aquí para encontrar una solución", dijo Carlos Olivera, un obrero de la construcción de 44 años que caminaba por la autopista con su familia.


"Creo que Dios nos ayudará", dijo Olivera. "Ayudar a los que perseveran".


Fuente: National Catholic Reporter

CONTATTI

Osservatorio Internazionale Famiglia

UCAM
Universidad Católica San Antonio de Murcia
Campus de los Jerónimos, Guadalupe 30107
(Murcia) - Spagna

info@familymonitor.net

press@familymonitor.net

©2019 Osservatorio Internazionale Famiglia