La intergeneratividad en la República de Benín: memoria y esperanza

Dr. Brice Ouinsou, Profesor de Antropología Teológica, Pontificio Instituto Teológico Juan Pablo II, Cotonou - Benín



¿Cuál es el criterio de las relaciones intergeneracionales en Benín? No solo reside en el recuerdo de la hospitalidad y los desafíos familiares, sino también en la fuerza de la esperanza que asume el pasado y prepara el futuro de las generaciones. El antiguo Dahomey, reino del África occidental francesa, independiente en 1960, que se convirtió en la República de Benín el 1 de marzo de 1990, se constituye según el lema: Fraternidad-Justicia-Trabajo. Según el censo de 2013, las personas de 65 años o más constituyen el 4,4% de una población total de 10 008 749 habitantes. En un contexto con una edad media relativamente joven, la experiencia de los valores que genera el ser humano adquiere un significado específico según se viva en una zona rural o urbana. Más allá de las cuestiones de edad, categorías e individuos, la relación intergeneracional en Benín puede resumirse en dos palabras: memoria y esperanza. Lo presentamos en el horizonte de acontecimiento social e histórico.


Acontecimiento social.

Aunque las mismas expresiones parecen encontrarse en otros contextos, el individuo beninés se abre a lo universal sobre la base del principio de hospitalidad histórica característico del corpus legislativo y jurídico de los Reyes de Dahomey. El artículo 3 de las 41 leyes del fundador del Reino de Dahomey, Houégbadja (1645-1685), dice a modo de ejemplo: “Ningún súbdito de mi reino negará hospitalidad a los extranjeros”. Esta prueba de apertura, a veces sangrienta, justifica el sentido de la hospitalidad y la coexistencia a lo largo de los siglos no solo dentro de los grupos étnicos, sino también fuera de las representaciones sociales. Las generaciones se entrelazan en una compleja red de apertura y resistencia, migración e inmigración, alianzas y parentescos multilaterales, como lo atestigua la coyuntura del poder real, familiar y colonial. La degeneración más dolorosa de este amplio movimiento no es solo la esclavitud, sino también los tonos oscuros de una historia mancillada por el odio, el derramamiento de sangre y la resistencia.

El testimonio más conmovedor sigue siendo el recuerdo del rey Béhanzin, que se oponía furiosamente a la colonización, denunciado por su propio hermano que le sucedió en el trono real a petición de los colonos. A pesar de su resistencia, Béhanzin fue destronado. Impulsado por la sagrada tradición de la negociación y la paz, fue a negociar con el General Dodds. Pero fue deportado a Martinica. Béhanzin murió en 1906, sin haber negociado nunca con el rey de Francia.

Este evento representa el declive de generaciones de poder real. El poder colonial establece el umbral de su administración en el sector público. Pero en el seno de las familias y los pueblos sigue vigente la organización real preestablecida. La cultura colonial se establece al mismo ritmo que los derechos del ciudadano. Hay una fase intergeneracional: tanto indígena como ciudadana. En la misma colonia hay dos familias de generaciones en conflicto: la transmisión real y la transmisión “civil”.

En el contexto de este fenómeno se enmarcan los intentos misioneros que comienzan el 18 de abril de 1861. Las Misiones Católicas, fundadas oficialmente en 1901, traen una nueva medida de relaciones entre los nativos y los ciudadanos. Con esta fuerza generadora se formó una nueva civilización. Se constituye una nueva generación que elige considerar el linaje de los indígenas. Los misioneros van a casa de las familias. El principio de hospitalidad encuentra un nuevo terreno. Una línea de amistad teje una nueva generación. Pensemos en los encuentros entre los Padres de la Sociedad de Misiones Africanas y los líderes tradicionales, autorizados por las instituciones de centros de catequesis, centros para la formación de niñas e iglesias, incluido el seminario de Ouidah inaugurado el 17 de febrero de 1914. El advenimiento de lo social se convierte en un evento histórico en un contexto de probada amistad intergeneracional.


Evento intergeneracional.

Si la sociedad y la política de Dahomey se constituyen bajo el signo de la apertura y la resistencia, las generaciones se constituyen bajo el signo de la esperanza. Las amistades entre el poder real y los Padres de las Misiones generan una nueva visión que reúne varios niveles en un mismo sujeto: la familia, lo real, lo colonial, lo sagrado ancestral y lo sagrado de las religiones del islam y el cristianismo. Todos los dominios interactúan en el mismo sujeto cultural. En 1960 llegó la fase de la independencia. Sin embargo, la estructura colonial permanece en la mentalidad. Por un lado, las escuelas seculares y los centros de educación poscolonial siguen el ritmo de los siglos de la Ilustración según el proyecto educativo de Jean-Jacques Rousseau. Por otra parte, los conventos y los centros de iniciación habituales están en sintonía con el ritmo de los valores endógenos con sus raíces tradicionales. Estos dos polos de interacción se encuentran con un tercer polo: el de las Misiones Católicas.

La generación misionera se abre a las unidades de conciencia, actividades y organizaciones locales: familias reales, tribus, clanes, linajes y castas. Los hitos históricos de tal intergeneratividad son complejos. La amistad misionera se encuentra con el poder real. Las vocaciones surgen y se entienden como signos de amistad y gratitud, pero también de sacrificio y donación de los hijos de Dahomey a los Padres de las Misiones. Desde entonces, el proyecto educativo de los Padres de la Sociedad de Misiones Africanas (SMA) se orientó a la formación de un clero local. La celebración de las primeras ordenaciones marca un nuevo ritmo de generaciones abiertas a la transmisión del Evangelio. La educación humana de los Padres ha formado a jóvenes que también se han convertido en Padres como Thomas Moulero, 1er sacerdote de Dahomey y Bernardin Gantin, 1er Arzobispo Metropolitano de África Occidental, a quienes Juan Pablo II confirió el excepcional título de Decano Emérito del Colegio Cardenalicio en 2002.

El evento del Concilio Vaticano II permitió a Mons. Gantin anunciar la novedad intergeneracional en la continuidad de la Misión de los Padres SMA y en la creatividad de nuevas estructuras de evangelización como la reestructuración de la vida consagrada, de ahí la particularidad de la fundación de las Hermanas de San Agustín y de las Hermanas Oblatas Catequistas Pequeñas Siervas de los Pobres, al servicio del desarrollo armonioso de los hombres y mujeres de Benín. El cuidado pastoral de cooperación y conciencia profesional del obispo Gantin extendió la medida de la amistad de las Misiones Católicas hasta el umbral político y social. En 1972 la política de Dahomey pasó al marxismo-leninismo. El país salió de ella gracias a la Conferencia de las Fuerzas Vivas de la Nación en 1990 bajo la égida de un hombre de la Iglesia, Isidore de Souza. El acontecimiento intergeneracional se enriqueció con la visita de los papas Juan Pablo II en 1982 y 1993 y Benedicto XVI en 2002, que confirmaron la medida de la amistad africana en la visión de una generación de relaciones entre la fe y la cultura.

En la actualidad, Barthélémy Adoukonou, explorador e intérprete sistemático del acontecimiento, sitúa la intergeneratividad en Benín en la dinámica del encuentro no solo entre generaciones sino también y sobre todo entre identidades culturales, jurídicas y políticas en la perspectiva de lo transmisible: la cultura. Según su análisis, este es un diálogo de tres niveles: Dios; la palabra original en la historia de las familias; y las reglas que rigen la existencia de los individuos. Los tres niveles del acontecimiento intergeneracional se tratan en el Pontificio Instituto Teológico Juan Pablo II sobre la base de la Teología del Cuerpo, la Doctrina Social de la Iglesia y la práctica correcta del control de la natalidad.

En resumen, la medida de la intergeneratividad en Benín se manifiesta en la colaboración entre las generaciones y las estructuras sociales. Esto puede verse en la gestión de la relación entre la memoria y la esperanza a través de los acontecimientos del tiempo y el espacio. La investigación sobre el descubrimiento y la gestión coinstitucional y cualitativa de esta relación desde la perspectiva de las comunidades conyugales, los individuos y las familias es la fuerza motriz del funcionamiento sociopolítico, económico y religioso de la nación. La promiscuidad requiere una medida de discernimiento que plantea un verdadero desafío: el de la formación del hombre y la mujer justos en la paternidad y la maternidad responsables. De hecho, se trata de devolver al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios. En este espíritu, el desafío de la salud se muestra hoy en día inevitable ante la crisis de Covid-19.


CONTATTI

Osservatorio Internazionale Famiglia

UCAM
Universidad Católica San Antonio de Murcia
Campus de los Jerónimos, Guadalupe 30107
(Murcia) - Spagna

info@familymonitor.net

press@familymonitor.net

©2019 Osservatorio Internazionale Famiglia