La pobreza como concepto multidimensional.

Georgia Casanova, coordinadora de la investigaciòn del Family International Monitor



En las últimas décadas, la visión de la pobreza como un concepto complejo y articulado es ampliamente aceptada y apoyada por la literatura internacional (algunos ejemplos son: Narayan et al., 2000; Atkinson, 2003, 2019; Bourguignon y Chakravarty, 2003; Alkire & Foster, 2011; Ferreira, 2011; Ravallion, 2011; Whelan et al., 2014; Banco Mundial 2017, 2018). Pero de la práctica de la vida cotidiana proviene la principal confirmación de una pobreza en la que los aspectos económicos interactúan con otros elementos como las dimensiones educativas, sociales y sanitarias.

En las últimas décadas, con la complicidad de las crisis económicas internacionales, en las agendas políticas se han multiplicado los planes de desarrollo para combatir la pobreza multidimensional (por ejemplo, “Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible” y el “Tercer Decenio para la Erradicación de la Pobreza (2018-2027)”. Es importante subrayar que un informe exhaustivo sobre el carácter multidimensional de la pobreza no solo aborda sus múltiples manifestaciones, sino también sus interconexiones intrínsecas (Atkinson, 2019).

En la actualidad, el foco del debate sigue siendo la identificación de las dimensiones que explicitan el concepto de pobreza y, por consiguiente, de los indicadores específicos que deben utilizarse para medirla (Tsui, 2002, Duclos, 2006).


La propuesta de un Índice de Pobreza Multidimensional global.

Desde 2010, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, en colaboración con la Universidad de Oxford, ha elaborado el Índice de Pobreza Multidimensional (IPM). A través de este índice, la ONU propone anualmente la medición y observación de la distribución de la pobreza multidimensional en las regiones en desarrollo del mundo. La última actualización se publicó en julio de 2020. En este contexto, es interesante analizar el aparato conceptual propuesto y los principales resultados.

  1. IPM: el aparato conceptual y la metodología

El Índice de Pobreza Multidimensional global 2020 utiliza el índice revisado en 2018, a la luz de la experiencia empírica de los siete años anteriores de seguimiento. La revisión se llevó a cabo para tener en cuenta los progresos en la disponibilidad de datos en las micro encuestas, y paralelamente para alinear el índice con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). La necesidad de actualización metodológica y estructural del índice pone de relieve, una vez más, la complejidad y la articulación del aparato conceptual de referencia.

Desde su creación en 2010, el IPM global ha utilizado 10 indicadores, que hacen referencia a tres dimensiones ponderadas también utilizadas en el Índice de Desarrollo Humano del PNUD: salud, educación y estándar de vida (Cuadro 1).



Asignando pesos específicos a los diferentes indicadores y calculando la media ponderada, el IPM calcula un perfil de privación para cada persona. Se considera que una persona es pobre si se ve privada de al menos un tercio de los indicadores ponderados. Por último, el IPM del país viene dado por la relación entre la incidencia de la pobreza (% de personas pobres) y la intensidad de la pobreza (puntuación media de privación de las personas pobres).

En 2020, el índice de pobreza multidimensional global cuenta con datos de 107 países con diferentes tasas de riqueza. En particular, según los datos económicos del Banco Mundial para 2020, participan 28 países de renta baja, 76 países de renta media y solo 3 países de renta alta.

  1. IPM 2020: resumen de los principales resultados

En 2020, las tendencias muestran una mejora de las condiciones de pobreza multidimensional en 65 países, en particular entre los países de renta más baja. Concretamente, la India ha reducido a la mitad la población, en su mayoría niños, en una pobreza multidimensional. A expensas de estos buenos resultados, la situación de pobreza multidimensional es estable en un tercio de los países. Además, en 14 países (en su mayoría subsaharianos) ha aumentado el número absoluto de personas necesitadas, aunque su valor nacional de pobreza multidimensional ha disminuido debido al crecimiento de la población.

Los resultados del informe IPM global 2020 ofrecen más elementos particulares para la reflexión. Los resumimos brevemente en el recuadro 1, y remitimos cada detalle al informe completo.




El índice de pobreza multidimensional ofrece interesantes elementos de reflexión útiles para el debate activo sobre el Observatorio Internacional de la Familia. Veamos brevemente cuáles:

En primer lugar, la confirmación de la necesidad de una visión multidimensional de la pobreza y la necesidad de ampliar el conjunto de dimensiones multidimensionales que deben tenerse en cuenta, a fin de garantizar una definición más completa y exhaustiva de un fenómeno de gran complejidad, como es la pobreza. En segundo lugar, el informe del IPM destaca que las tendencias multidimensionales de la pobreza no siguen las tendencias de renta, subrayando que la cuestión de la pobreza es un tema relevante incluso en los países tradicionalmente considerados “más ricos”. Por último, el enfoque cuantitativo sintético, intrínseco a la definición de un índice, ofrece importantes perspectivas del escenario, pero por otra parte no permite un estudio más profundo del tema y de las dinámicas socioeconómicas del fenómeno. Estas consideraciones refuerzan las decisiones adoptadas en el proceso de la investigación FIM 2020-2021 sobre el tema “Familia y pobreza”, al proponer un modelo de estudio cualitativo multidimensional amplio y articulado, que tiene por objeto observar y comprender en profundidad los elementos estructurales del fenómeno, que también puede –mediante un enfoque integrador– apoyar la interpretación de las ideas que ofrecen los datos cuantitativos sintéticos.



BIBLIOGRAFÍA SELECCIONADA

Alkire, S. y Foster, J. (2011). Counting and multidimensional poverty measurement. Journal of Public Economics, 95(7-8):476–487.

Alkire, S., & Foster, J. (2011). Understandings and misunderstandings of multidimensional poverty measurement. Journal of Economic Inequality, 9(2), 289-314

Atkinson, A. B. (2003). Developing comparable indicators for monitoring social inclusion in the European Union. En R. Hauser, & I. Becker (Eds.), Reporting on income distribution and poverty (pp. 175-191). Berlin: Springer.

Atkinson, A. B. (2019). Measuring poverty around the world. New Jersey: Princeton University Press.

Bourguignon, F., & Chakravarty, S. R. (2003). The measurement of multidimensional poverty. Journal of Economic Inequality, 1(1), 25-49

Duclos, J. Y., Sahn, D. E., & Younger, S. D. (2006). Robust multidimensional poverty comparisons. The economic journal, 116(514), 943-968.

Ferreira, F. H. (2011). Poverty is multidimensional. But what are we going to do about it? Journal of Economic Inequality, 9(3), 493-495.

Narayan, D., Patel, R., Schafft, K., Rademacher, A., y Koch-Schulte, S. (2000). Can anyone hear us?: Voices of the poor. Oxford Univ. Press, Oxford.

Ravallion, M. (2011). On multidimensional indices of poverty. Journal of Economic Inequality, 9(2) 235–248.

Tsui, K. Multidimensional poverty indices. Soc Choice Welfare 19, 69–93 (2002). https://doi.org/10.1007/s355-002-8326-3

Whelan, C. T., Nolan, B., & Maitre, B. (2014). Multidimensional poverty measurement in Europe: An application of the adjusted headcount approach. Journal of European Social Policy, 24(2), 183-197.

World Bank. (2017). Monitoring global poverty: Report of the commission on global poverty. Washington, DC: World Bank.

World Bank. World Bank. (2018). Poverty and shared prosperity 2018: Piecing together the poverty puzzle. Washington, DC: World Bank.





CONTATTI

Osservatorio Internazionale Famiglia

UCAM
Universidad Católica San Antonio de Murcia
Campus de los Jerónimos, Guadalupe 30107
(Murcia) - Spagna

info@familymonitor.net

press@familymonitor.net

©2019 Osservatorio Internazionale Famiglia