La pobreza en el Asia oriental podría aumentar por primera vez en 20 años debido a la pandemia.



El número de personas que viven en la pobreza en los países en desarrollo del Asia oriental y el Pacífico podría aumentar por primera vez en 20 años, ya que la pandemia de coronavirus ha acabado con gran parte del crecimiento económico de este año, según un pronóstico del Banco Mundial.


El banco ha definido el umbral de pobreza como un ingreso de 5,50 dólares por día. Decía que hasta 38 millones de personas más podrían caer por debajo de ese nivel de ingresos este año, incluidos 33 millones que habrían escapado de la pobreza si no fuera por el choque de Covid-19.


Esta previsión del Banco Mundial se publicó en una actualización económica para la zona que incluye a China, los países del Asia sudoriental y las islas del Pacífico, como Fiji y Samoa. El informe no incluye a la India y otros países del Asia meridional.


El informe se suma a un conjunto cada vez más amplio de investigaciones sobre la forma en que la pandemia afecta desproporcionadamente a los pobres. En julio, las Naciones Unidas predijeron que el 8,8% de la población mundial vivirá en la pobreza extrema este año, un 8,2% más que en 2019. La pobreza extrema se define como un ingreso de menos de 1,90 dólares por día.


"La enfermedad, la inseguridad alimentaria, la pérdida de empleos y el cierre de escuelas podrían conducir a pérdidas de salud y aprendizaje de por vida. Los pobres se verán debilitados de manera desproporcionada por un peor acceso a los hospitales, las escuelas, los empleos y las finanzas", dice el informe.


Pero la mayor adopción de la tecnología como resultado de la pandemia podría ayudar a los pobres a mejorar las oportunidades de acceso y los servicios públicos, añadió el banco.


"Para que estos beneficios se materialicen, estas tecnologías deben estar ampliamente disponibles.


Las previsiones de pobreza para los países en desarrollo de Asia Oriental y el Pacífico llegan cuando se espera que la región crezca sólo un 0,9 por ciento este año, la tasa de crecimiento más débil desde 1967, según el Banco Mundial.


"COVID-19 ha producido una triple conmoción en la región en desarrollo de Asia oriental y el Pacífico: la pandemia en sí, el impacto económico de las medidas de contención y las reverberaciones de la recesión mundial causada por la crisis.


Se espera que China, la segunda economía más grande del mundo, crezca un 2 por ciento este año, uno de los tres países del grupo que se espera que crezca este año, dijo el banco.


Pero se espera que el próximo año se produzca un salto en el crecimiento económico de la región de un 7,4%, y se espera que China registre la mayor expansión con un 7,9%, según el informe.


"Las perspectivas para la región son más brillantes en 2021", dijo el Banco Mundial. "Sin embargo, se espera que la producción se mantenga muy por debajo de las proyecciones pre-pandémicas para los próximos dos años.


Fuente: CNBC

CONTATTI

Osservatorio Internazionale Famiglia

UCAM
Universidad Católica San Antonio de Murcia
Campus de los Jerónimos, Guadalupe 30107
(Murcia) - Spagna

info@familymonitor.net

press@familymonitor.net

©2019 Osservatorio Internazionale Famiglia