Las mujeres refugiadas en África informan de que la violencia doméstica aumentó durante la pandemia.

Más del 70% de las mujeres desplazadas y refugiadas en África vieron aumentar la violencia doméstica en sus comunidades durante la pandemia de coronavirus.





Más de la mitad de las 850 mujeres entrevistadas en 15 países africanos también informaron de un aumento de la violencia sexual y casi una de cada tres observó un aumento de los matrimonios precoces y forzados, dijo el Comité Internacional de Rescate (IRC).


Las medidas de bloqueo para frenar la propagación de COVID-19 han impulsado un aumento de la violencia de género en todo el mundo, ya que las víctimas se ven obligadas a pasar más tiempo con sus agresores y no pueden buscar seguridad en otro lugar.


Las tensiones sociales y económicas exacerbadas por los estrictos límites del movimiento también han hecho que las mujeres y las niñas sean más vulnerables a la explotación sexual, según las organizaciones benéficas de derechos de la mujer.


Como las familias no pueden ganar dinero, muchas niñas se ven obligadas a prostituirse para comprar comida o a contraer matrimonio a una edad temprana para aliviar la carga de la familia.


El Comité Internacional de la Cruz Roja dijo que la financiación para proteger a los millones de mujeres y niñas refugiadas y desplazadas, que se encuentran entre las más vulnerables del mundo, ha seguido siendo insuficiente.


"A pesar de las alertas tempranas sobre el aumento de la violencia y las lecciones aprendidas durante la crisis del Ébola, la comunidad internacional sigue tratando la violencia de género como una idea tardía", dijo Nicole Behnam, directora principal del IRC para la prevención de la violencia.


En el estudio, financiado por Irish Aid, se entrevistó a mujeres de países como el Camerún, el Chad, Nigeria, la República Democrática del Congo, Sierra Leona, Etiopía, Kenya, Somalia, el Sudán meridional y Uganda.


El estudio determinó que las dificultades económicas causadas por la pandemia aumentaban la exposición de las mujeres y las niñas a la violencia y la explotación fuera de sus hogares.


Los entrevistados hablaron de propietarios que amenazaban con desalojar y abusar de las mujeres inquilinas y de las mujeres y niñas que se veían obligadas a aventurarse fuera de los campamentos para vender leña y ser explotadas sexualmente a cambio de alimentos y toallas sanitarias.


Según el informe, el aumento de la demanda de agua por parte de las familias ha hecho que las mujeres y las niñas pasen más tiempo en los puntos de agua donde han sido agredidas sexualmente.


Se dijo que esto incluía el acoso y la violencia por parte de los militares y los agentes de policía, especialmente cuando se violaban los toques de queda, ya que las largas colas y la mayor necesidad obligaban a algunas mujeres y niñas a caminar largas distancias.


La necesidad de distanciamiento social les impedía utilizar las medidas de seguridad tradicionales, como caminar en grupo.


Según los encuestados, el cierre de las escuelas tuvo efectos negativos en la seguridad de las niñas, lo que dio lugar a un aumento de los matrimonios infantiles, los embarazos de adolescentes y la explotación y el abuso sexuales.


El Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, ha pedido repetidamente a los países que tomen medidas contra "el horrible aumento de la violencia contra las mujeres y las niñas" durante la pandemia de COVID-19.


Según el CIR, los donantes internacionales no han aportado fondos para apoyar a las personas que corren más riesgo, como las mujeres y las niñas que se han visto obligadas a huir de sus hogares a causa de un conflicto o un desastre y viven en un lugar extranjero.


Las Naciones Unidas han pedido más de 10.000 millones de dólares de los EE.UU. para ayudar a las comunidades vulnerables de todo el mundo a hacer frente a las consecuencias de la pandemia. Pero sólo ha subido alrededor del 30%, según su Servicio de Seguimiento Financiero.


"El tiempo de las disculpas ha pasado hace mucho tiempo y la retórica debe ir acompañada de una acción significativa y de una financiación adecuada", dijo Behnam en una declaración.


Fuente: Reuters

CONTATTI

Osservatorio Internazionale Famiglia

UCAM
Universidad Católica San Antonio de Murcia
Campus de los Jerónimos, Guadalupe 30107
(Murcia) - Spagna

info@familymonitor.net

press@familymonitor.net

©2019 Osservatorio Internazionale Famiglia