Los niños menores de 16 años no informados sobre los riesgos de los bloqueadores de la pubertad

según el tribunal británico


El Tribunal Superior de Gran Bretaña ha dictaminado que es poco probable que los niños menores de 16 años que están considerando la posibilidad de cambiar de sexo entiendan los riesgos de las drogas que están tomando.



Según el tribunal, la naturaleza experimental de las drogas que retrasan la pubertad significa que deben ser los tribunales los que determinen su administración, incluso para los adultos.


Los bloqueadores hormonales son medicamentos que pueden detener el desarrollo de la pubertad y a veces se recetan para ayudar a los niños con disforia de género dándoles más tiempo para considerar sus opciones.


El caso fue presentado por dos demandantes contra un fideicomiso del NHS que dirige el principal servicio de desarrollo de la identidad de género del Reino Unido para los niños.


Una de las demandantes, a la que se le recetaron bloqueadores hormonales cuando tenía 16 años, argumentó que la clínica debería haberla cuestionado más sobre su decisión de convertirse en un niño.


El fallo del martes "protegerá a los jóvenes vulnerables", dijo Keira Bell, que ahora tiene 23 años y ha dejado de tomar hormonas sexuales cruzadas. Añadió que estaba "encantada de ver que el sentido común ha prevalecido".


Sin embargo, Susie Green, que dirige Mermaids, una organización benéfica para niños trans, no está de acuerdo y dice que el fallo del tribunal es inquietante.


Green dice que los bloqueadores de la pubertad se han utilizado durante décadas para tratar la disforia de género y que los efectos son completamente reversibles. Añadió que menos del 1% de las personas que usan estas drogas se arrepienten de su decisión.


"Así que lo que esta decisión está haciendo es decidir por esa persona que podría cambiar de opinión. Los otros 99 tienen que pasar por una pubertad que no se corresponde con lo que son. Francamente, esto es una tortura".


(De Euronews)