Mumbai: Dharavi, el barrio pobre más grande de Asia, lucha contra el Covid-19

El barrio de casas precarias es una de las zonas más densamente pobladas del mundo. En sus callejones se rodó la película merecedora del Oscar, “Slumdog Millionaire”. Allí se registran cuando menos 2.100 infectados: en toda la ciudad hay más de 60.000. El número de contagios, contenido gracias a los controles masivos y a la imposición de una cuarentena, en cada callejón del lugar.



El barrio pobre de Dharavi es una verdadera historia de éxito en la lucha contra el coronavirus en la India. Al día de hoy, el slum registra cuando menos 2.100 contagiados y 77 muertos. En toda Bombay, los infectados suman más de 60.000.


Con una población que oscila entre uno y 1,2 millones de habitantes, distribuida en 2,1 kilómetros cuadrados, Dharavi es el slum asiático más inmenso y una de las áreas de mayor densidad poblacional del mundo. Un hecho que se volvió de público conocimiento gracias a la aclamada película “Slumdog Millionaire”, ganadora de ocho premios Oscar en el 2009 (entre ellos, al mejor filme) y ambientada en las callejuelas de este barrio pobre. 


Bombay es el lugar de los contrastes, donde se pueden encontrar las realidades más ricas, conviviendo con las más pobres de la India. Dharavi (“La aldea de los verdaderos indios”) es lo primero que se ve desde un avión, cuando se arriba a la capital del Estado de Maharashtra.


Al inicio de la pandemia, las autoridades temían que el lugar se convirtiera en un peligroso foco de contagio. Sucedió lo contrario: el número de contagiados no deja de reducirse. El 51% de los residentes que dieron positivo al Covid-19 ya se ha recuperado; la tasa de curación considerando toda la ciudad es del 41%. 


Para el gobierno de Maharashtra y para las autoridades de la ciudad, los controles masivos y las medidas de cuarentena, tomadas a tiempo, han favorecido la contención del virus. El personal médico ha podido ingresar a casi 50.000 chabolas, visitando a 700.000 personas, y se abrieron nuevas clínicas en el barrio.


Según el Pbro. Benny Thanninilkkum Thadathil, sacerdote de la diócesis de Kalyan, en la misma localidad, las autoridades han sabido planificar las intervenciones sanitarias de forma eficaz, a pesar de los obstáculos que debían afrontar. Él destaca sobre todo que el gobierno no impuso la cuarentena casa por casa, una operación que sería imposible, sino que la operación se hizo, pasillo, por pasillo (los llamados “gali”). 


En cada vivienda, separada y aislada de las otras, los habitantes comparten los servicios sanitarios. No se puede vender fruta y verdura en las calles. Es por eso que la diócesis de Kalyan, a través de una de sus organizaciones de beneficencia (Karunya Trust), distribuye comida y artículos alimentarios a los habitantes del lugar.


Fuente

CONTATTI

Osservatorio Internazionale Famiglia

UCAM
Universidad Católica San Antonio de Murcia
Campus de los Jerónimos, Guadalupe 30107
(Murcia) - Spagna

info@familymonitor.net

press@familymonitor.net

©2019 Osservatorio Internazionale Famiglia